© IMIN España Instituto de Metabolismo y Naturopatía Integrativa 2010 I Aviso Legal
Cuando se regresa a casa y se vuelve a topar con los problemas familiares. Los pilares para que una disciplina sanitaria pueda ser sostenible debe estudiar previamente el entorno de la persona a nivel social, familiar, y por su puesto mental. La psicología está estrechamente ligada a la alteración de salud, por lo que la psicología separada de la medicina u otras terapias haría un flaco favor a la actuación integrativa en todas las disciplinas. Lo mismo ocurre en medicina, a priori no parece razonable comenzar a medicar antes de haber derivado a una terapia previa no medicamentosa. También parece poco procedente que se aplique una terapia cuando la persona al llegar a su hogar se encuentra con el mismo problema, sin una terapia integrativa, el problema se enquista y la persona termina por abandonar la visita al terapeuta con el consiguiente fracaso… Por David Hage Wehbe
© IMIN España Instituto de Metabolismo y Naturopatía Integrativa
SIMPLICIDAD
Cuando se regresa a casa y se vuelve a topar con los problemas familiares. Los pilares para que una disciplina sanitaria pueda ser sostenible debe estudiar previamente el entorno de la persona a nivel social, familiar, y por su puesto mental. La psicología está estrechamente ligada a la alteración de salud, por lo que la psicología separada de la medicina u otras terapias haría un flaco favor a la actuación integrativa en todas las disciplinas. Lo mismo ocurre en medicina, a priori no parece razonable comenzar a medicar antes de haber derivado a una terapia previa no medicamentosa. También parece poco procedente que se aplique una terapia cuando la persona al llegar a su hogar se encuentra con el mismo problema, sin una terapia integrativa, el problema se enquista y la persona termina por abandonar la visita al terapeuta con el consiguiente fracaso. Para ello se propone garantizar la adherencia a los tratamientos, y este aspecto no es fácil, porque cuando la persona está en su zona de confort, comienza a correr riesgo las garantías de la correcta administración del tratamiento o de la propia terapia sisea del tipo que sea, cuando ocurre esto, el terapeuta/especialista debe preguntarse, «qué estoy haciendo mal». Es posible esté fallando comunicación, información, y falta de conocimiento sobre la persona. A partir de este momento en consulta se deben activar mecanismos de atención, con el fin de motivar. Por David Hage Wehbe